Japón, tierra de costumbres y rituales ancestrales pero también, creadora de hábitos modernos que a los occidentales nos resultan cuanto menos chocantes.

Japón, tierra de costumbres y rituales ancestrales pero también, creadora de hábitos modernos que a los occidentales nos resultan cuanto menos chocantes.

A veces su lenguaje, su modo de pensar, su filosofía tradicional, empañan lo nuevo originando maneras bizarras.

Una primera muestra es la “tetrafobia” común en toda Asia (fobia al número cuatro). Los japoneses frecuentemente evitan usar el número 4 porque su pronunciación suena similar a la palabra “muerte” en japonés.

El número cuatro se esquiva sobre todo en la comercialización y anuncios de productos. Una casa cuyo portal sea el número 4 podría perder valor inmobiliario.

En China sucede lo mismo y en general, en bastantes lugares de Asia. En Hong Kong hay rascacielos donde se elimina la numeración correcta de los pisos entre el 40 y 49. En el ascensor uno se encontraría que puede subir hasta el piso 39 y desde el 39, los botones saltan directamente al 50. (leer más)

La lista de atrocidades cometidas por el ejército imperial japonés durante la Segunda Guerra Mundial, es cuanto menos extensa.
Una de tantas, conocida en cierta medida, es la práctica del canibalismo contra los prisioneros de guerra; soldados japoneses comiéndose a sus cautivos.
El intento de “justificar” tal práctica, nos llevaría a pensar que las tropas niponas recurrieron a la antropofagia al haberse quedado sin raciones, después de que sus líneas de suministro fuesen cortadas a causa del avance aliado durante el conflicto.
Muchos de estos casos se documentaron al finalizar la guerra en el Pacífico, en 1946 durante los llamados “Procesos (leer más)

Una mañana a principios de 1951 durante la Guerra de Corea, el francotirador australiano Ian Robertson tomaba posiciones para abatir soldados norcoreanos en la colina 614. Tal y como reza un proverbio chino; mata a un hombre y aterroriza a miles, su misión era desmoralizar al enemigo y evitar que quisiesen salir de sus trincheras sabiendo que un tirador los estaba cazando.
Antes de la hora de comer, Robertson había abatido a 30 soldados norcoreanos. En sus propias palabras, tan solo otra mañana sangrienta de trabajo.
Se había apostado en un lateral de las líneas australianas. Había disparado unas cuantas balas (leer más)

A las pocas semanas de estallar la primera guerra mundial, durante el verano de 1914, los alemanes ganaron rápidamente terreno tanto en Bélgica como en el noroeste francés.
Sin embargo, tras la batalle de Marne en Septiembre, los aliados les obligaron a retirarse y para evitar perder más territorio, las tropas alemanas se atrincheraron.
Como no fueron capaces de romper las líneas germanas, los aliados hicieron lo mismo; se atrincheraron enfrente de ellos. No a pocos metros justo delante de sus narices pero relativamente cerca, en algunos puntos más próximos que en otros.
Durante la guerra se construyeron miles de (leer más)

Mientras la muy criticada asociación “TIGHAR – The International Group for Historic Aircraft Recovery” centraba sus esfuerzos por encontrar los restos del hipotético aterrizaje forzoso de Amelia Earhart en la Isla Gardner, llamada actualmente “Nikumaroro”, a finales del año 2014 aparecían dos piezas de aluminio en un arrecife de las Islas Marshall, que tras su estudio, se especuló podrían pertenecer al avión de Earhart, desatándose la caja de los truenos.
Si la teoría de la Isla Gardner es fascinante, propia de una romántica película de aventuras, la teoría de las Islas Marshall es “Unbroken 2014” pero sin final feliz.
Es (leer más)

Varosha es una de las ciudades modernas abandonadas más famosas del mundo junto a otras como Hashima o Pripyat, que gracias al interés que despierta su estampa completamente freaky, ha mantenido de alguna forma vivo el recuerdo de la guerra y ocupación de Chipre, causando el efecto contrario al que probablemente pretendían sus conquistadores cuando la cerraron.
Hay que aclarar que Varosha no es una “ciudad”, es un barrio al sur de Famagusta, la antigua capital de la segunda provincia más grande de Chipre, también llamada Famagusta.
La confusión surge cuando el periodista sueco Jan-Olof Bengtsson visita el sector y (leer más)