Esta teoría sigue desatando la caja de los truenos por sus implicaciones. De ser cierta, Amelia Earhart estaría participando en una operación de espionaje encubierta, fue capturada y consecuentemente ejecutada por el ejército japonés

Mientras la muy criticada asociación “TIGHAR – The International Group for Historic Aircraft Recovery” centraba sus esfuerzos por encontrar los restos del hipotético aterrizaje forzoso de Amelia Earhart en la Isla Gardner, llamada actualmente “Nikumaroro”, a finales del año 2014 aparecían dos piezas de aluminio en un arrecife de las Islas Marshall, que tras su estudio, se especuló podrían pertenecer al avión de Earhart, desatándose la caja de los truenos.

Si la teoría de la Isla Gardner es fascinante, propia de una romántica película de aventuras, la teoría de las Islas Marshall es “Unbroken 2014” pero sin final feliz.

Es algo que todavía levanta ampollas por todo lo que implica; que Earhart y su copiloto Fred Noonan en realidad estaban espiando a los japoneses en las postrimerías de la segunda guerra mundial. Que los derribaron o se estrellaron en las Islas Marshall y que los capturaron, ejecutaron o murieron en alguno de los brutales campos de prisioneros nipones. (leer más)

En el excéntrico artículo que repasaba algunas de las teorías más insólitas que plagan la comunidad científica, se aventuraba que si damos por factible el “Big Bang”, se abría un abanico de posibilidades, incluyendo la existencia de universos paralelos.
Entonces citábamos a autores de física cuántica como Yasunori Nomura, Raphael Bousso o Leonard Susskind que defendían tal posibilidad, al menos desde un planteamiento cuántico.
Habría que sumar al profesor de Princeton Hugh Everett III, que en 1954, intentando explicar por qué la materia tiene un comportamiento errático a nivel cuántico, soltó la perla de que era posible que existiesen universos (leer más)

Esta rocambolesca historia arranca cuando empezaron a aparecer numerosos puestos ambulantes de pescado en los alrededores de un conocido centro comercial abandonado, medio en ruinas e inundado que hay en Bangkok, la capital de Tailandia.
Los vendedores ofrecían a los turistas bolsas con peces de rio a 35 céntimos la unidad y aunque en Bangkok hay permisividad con el comercio callejero y la venta de comida en la vía pública, las autoridades comenzaron a mirar con suspicacia la proliferación de estos vendedores en particular, a la vez que se preguntaban a ver de donde estaba saliendo tanto pescado fresco de repente.
El (leer más)

Cerca de Futami, un pequeño pueblo de la costa japonesa en Nagoya, se puede contemplar la impactante estampa que ofrece el conjunto sintoísta llamado “Meoto Iwa”.
Dos rocas sagradas, entrelazadas con una cuerda, desafiando al embravecido Océano Pacífico cuando sube la marea, en representación del matrimonio entre el hombre y la mujer.
Según las creencias del Sintoísmo, la religión original de Japón, la roca grande representa a la deidad o “kami” Izanagi y la roca pequeña a su esposa, el “kami” Izanami. Ambas piedras quedan unidas mediante una gran cuerda enroscada sagrada que se llama “shimenawa”.

Esta es una pregunta que no tiene una respuesta consensuada, en gran medida, porque el cambio climático, un fenómeno relativamente reciente, deja un tanto obsoletos los datos históricos de temperaturas mínimas record y de medias anuales.
Por ejemplo, la temperatura mínima record de un pueblo habitado español, lo ostenta Calamocha en Teruel, con -30°C pero es un dato de 1963. Si miramos en la web de la Agencia Estatal de Meteorología española, Aemet.es, la mínima en épocas más recientes es de -20°C en el año 2001.
Otro problema del histórico de datos es que algunos lugares donde se recogieron (leer más)

Varosha es una de las ciudades modernas abandonadas más famosas del mundo junto a otras como Hashima o Pripyat, que gracias al interés que despierta su estampa completamente freaky, ha mantenido de alguna forma vivo el recuerdo de la guerra y ocupación de Chipre, causando el efecto contrario al que probablemente pretendían sus conquistadores cuando la cerraron.
Hay que aclarar que Varosha no es una “ciudad”, es un barrio al sur de Famagusta, la antigua capital de la segunda provincia más grande de Chipre, también llamada Famagusta.
La confusión surge cuando el periodista sueco Jan-Olof Bengtsson visita el sector y (leer más)